5 Buenas prácticas para una estrategia orientada en datos

5 Buenas prácticas para una estrategia orientada en datos

08/08/2018 0 Por World of Data

Los datos son el nuevo oro de la economía. El combustible que lleva las empresas hacia al éxito. Estas afirmaciones (o similares) fueron ya mencionadas por varios especialistas. Pero hay algo muy importante que tener en cuenta, es muy distinto recopilar datos para recabar información, que recopilar para diseñar una estrategia orientada en datos y que esté capacitada para utilizarlos en la toma de decisiones y acciones. La prueba de ello está en el hecho de que, en un informe realizado por TDWI – TDWI Best Pratices Report – sólo un tercio de los encuestados han afirmado que sus organizaciones están ya orientadas hacia los datos.

Más que una cuestión técnica (que, por supuesto, es importante) se trata de tener una organización, en términos de procedimiento, volcada hacia los datos. La creación de una nueva cultura empresarial, que empieza por un liderazgo que cree en los datos y cuya gestión es de confianza.

Tal y como menciona el informe de TDWI, las organizaciones que ya han empezado ese camino tienen, en general, una estrategia de gestión de datos y analítica integradas que comprenden todo el ciclo de vida, desde la identificación del problema al acceso y gestión de los datos, mediante el desarrollo, implementación y seguimiento de la analítica.

Sin embargo, no es algo que sea fácil de alcanzar. El proceso de tener una organización orientada en datos puede ser todo un reto. Como ayuda, TDWI ha elaborado un white paper con cinco buenas prácticas – Five Data Management and Analytics Best Practices for Becoming Data-Driven”.

En resumen:

1 – Establece relaciones que apoyen la colaboración
Todo el proceso estará condenado desde el principio si los distintos elementos del equipo no colaboran entre sí. Experimenta crear equipos multidisciplinarios. De esta manera, el debate entre los distintos miembros permitirá al departamento de IT conocer mejor las necesidades del marketing o del negocio y, los elementos del departamento financiero, saber las dificultades sentidas por la tecnología, por ejemplo.

2 – Convierte los datos accesibles y proporciónales credibilidad
La accesibilidad y la calidad de los datos son (todavía) más importantes, puesto que van a ser utilizados por toda la organización – a pesar que cada usuario tenga acceso y utiliza dichos datos para distintos fines.  La solución pasa por centralizar los datos y utilizar vocabulario que sea común a todos los usuarios. Esto gana importancia a medida que las empresas utilizan diferentes plataformas y distintos tipos de datos. Lo que forzará, en un primer análisis, a un entorno que permite la integración de los datos, la capacidad de gestión de metadatos y las herramientas de calidad de datos.

3 – Pon a disposición herramientas para ayudar a los usuarios a trabajar con los datos
Últimamente, las herramientas de analítica han visto cómo su interfaz se ha conertido en más user friendly, lo que permite a las personas utilizar analítica avanzada (u otras tecnologías como machine learning), sin tener que recurrir al departamento de tecnología. La gran ventaja de dichas herramientas es que incluyen aspectos como automatización, la reutilización y la explicabilidad de los datos.

4 – Considera tener una plataforma que soporte, simultáneamente, analítica y colaboración.
Los datos recogidos por TDWI indican que, para aquellas empresas que intentan tener una estrategia orientada en datos, la prioridad pasa por tener una plataforma analítica, capaz de servir distintos perfiles/funciones. Esto es importante porque, mientras los datos evolucionan, lo mismo pasa con su empleo dentro de las empresas. Y la plataforma utilizada tiene de ser capaz de satisfacer distintas necesidades, pero que funcione en una infraestructura de datos unificada.

5 – Utiliza prácticas y tecnologías modernas de gestión.
El gobierno de datos es algo que no puede ser olvidado en el momento de definición de la estrategia orientada en datos. Dicho gobierno define las buenas prácticas, los accesos, los procesos y garantiza la calidad y seguridad de los datos.

 

Para acceder a toda la información descarga (y léete) el white paper Five Data Management and Analytics Best Practices for Becoming Data-Driven.