array(5) { [1]=> int(1063) [2]=> int(1095) [3]=> int(683) [4]=> int(1048) [5]=> int(1073) }
02/12/2015

¿Cómo poner en marcha un proyecto de Analytics para afrontar el fraude en una entidad bancaria?

¿Cómo poner en marcha un proyecto de Analytics para afrontar el fraude en una entidad bancaria?

Cada vez son más las entidades financieras que tratan de hacer frente al fraude, un problema que adopta continuamente nuevas formas y adquiere grandes proporciones.

La práctica del phishing que conocíamos hasta ahora está viéndose reemplazada por un vishing agresivo, con casos como los de la empresa Michelin, que fue víctima de un engaño para que efectuara una transferencia millonaria a partes malintencionadas. El modus operandi del fraude on line, que solían perpetrar ciberdelincuentes que trataban de hacerse con el control de un sitio web, ha pasado ahora del uso de cuentas conocidas como «mulas» que no levantaran sospechas a prácticas organizadas en las que un titular cede su cuenta para efectuar transferencias a cambio de una comisión por el servicio.

Leer: Fraude online: Aumento de las amenazas en un mundo en tiempo real

Las instituciones financieras, que solían delegar la tarea a su personal de atención al público o ejecutar scripts en segundo plano para enviar alertas sobre fraude a su personal administrativo, han hecho frente a grandes pérdidas en los últimos tres años, con escasa o nula visibilidad sobre la cuantía real de dichas pérdidas y sin una red de seguridad que les permitiera amortiguar el impacto de una brecha de seguridad en toda regla.

Por qué confiar en Analytics para detectar el fraude

Analytics es, sin duda, el camino a seguir. Cuando se realiza correctamente, el análisis de datos ayuda a sacar a la luz fraudes que escaparían al ojo humano debido a:

  • La enorme cantidad de transacciones tramitadas.
  • La velocidad a la que se realizan las operaciones.
  • La complejidad de las prácticas de colusión en cuestión.

Leer: El fraude de las solicitudes bancarias: el enemigo a las puertas

Directrices

Sin embargo, para llegar a buen puerto es preciso ceñirse a una serie de directrices. El trabajo con los datos es complejo y no puede considerarse como algo secundario: es preciso considerar analytics como algo esencial, de manera muy similar a la logística, los RR. HH. o el marketing.

Por tanto, la implementación de un proyecto de lucha contra el fraude requerirá contar con el visto bueno de la directiva, ya que el nuevo uso de datos precisará fuentes de datos de mayor calidad, una nueva aproximación «objetiva» respecto a las alertas y, seguramente, un cambio en quién atiende qué. Con mucha frecuencia, el banco debe adoptar cambios con un primer nivel de priorización a manos del personal de atención al público y un segundo nivel de centralización de los casos más complejos.

Los datos primero

El siguiente obstáculo que puede plantarse en el camino son los propios datos. Como suele decirse en el ámbito de la informática, «basura que entra, basura que sale»: el problema es definir con la bastante exactitud cuáles son los datos necesarios para alcanzar los objetivos finales del programa de lucha contra el fraude. Recopilar aquellos datos que «resulten lógicos» y que permitan al personal de detección del fraude ejecutar reglas es un primer paso, pero será necesario recorrer la distancia adicional necesaria hasta obtener otros «datos relacionados». No debe dudar en determinar qué esfuerzos adicionales son necesarios para obtener los datos que ansía. Si se ofrece a los usuarios la posibilidad de explorar los datos y ejecutar sus propias simulaciones, se les estarán dando alas e ideas para obtener datos relacionados que podrían marcar la diferencia una vez que entre en juego la creación de modelos. Dote a los analistas de herramientas de exploración y simulación, facilíteles formación y harán maravillas para dar con vetas de valiosos datos en sus sistemas de producción.

¡Derribe barreras!

Por último, solo queda derribar las barreras interdepartamentales. Con mucha frecuencia, los bancos se organizan en departamentos independientes dedicados a diferentes tipos de fraudes¡: uno para la banca on line, otro para comprobar el fraude y otro para el fraude con tarjetas de crédito… Sabemos por experiencia que una aproximación centrada en el cliente que se aleje de la línea de negocio o del tipo de transacción supondrá un largo camino para identificar fraudes relacionados, pues el fraude se expande como el aceite mancha el papel: cuanto más grande sea la página, más probable será encontrar fraudes e identificar dónde se han originado.

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *