Por una huella digital consciente…

Por una huella digital consciente…

15/01/2019 0 Por World of Data

Todos los dias, conscientemente o no, aumentamos nuestra huella digital. Ya sea por el uso del móvil, de las redes sociales, de aplicaciones, de sitios web, de la nube, entre otros, la verdad es que dejamos nuestro rastro a diario. Este es un tema que, naturalmente, preocupa a gran parte de los consumidores, si lo abordamos en relación a otros temas, como es la privacidad de datos o  comportamientos de riesgo en el ciberespacio.

De acuerdo con algunos estudios, las personas, en general, se sienten seguras con respecto a su información personal que proporcionan a empresas. Aunque tengan determinadas preocupaciones, al final ceden y facultan ciertos datos, muchos de ellos valiosos para, en el corto plazo, lograr obtener su perfil y, a partir de entonces, recibir contenidos y ofertas, según sus necesidades.

En realidad, lo que todos nosotros deseamos como consumidores es recibir mensajes personalizados y sentir que una determinada entidad o marca cumpla perfectamente todas nuestras exigencias y expectativas. Al final, deseamos que las marcas nos conozcan bien para que, en cambio, nos proporcionen experiencias que nos encajen como un guante. Pero, para que las marcas puedan ser asertivas, tienen que basarse en lo que conocen de cada consumidor… y a eso se debe la importancia de los temas de intromisión o invasión de privacidad. Hay que saber llegar a quien está del otro lado, pero respetando siempre su espacio y estableciendo límites claros.

Mediante las redes sociales, en particular Facebook, vamos exponiendo (unos de manera más exuberante que otros, es cierto) varios aspectos de nuestras vidas que son cruciales, por ejemplo, contenidos de marketing. Los “me gusta” que damos, las entradas o simples comentarios que hacemos, las fotos compartidas, el lenguaje usado, todo esto se analiza para definir patrones, identificar trazos de comportamiento y personalidades.

Son muchos los datos procedentes de diversas fuentes y canales que se pueden recopilar y cruzar sobre cada uno de nosotros. Ya sea de una compra online, de una reserva en un hotel, de consulta de artículos, de noticias leídas, músicas escuchadas… diríamos que nuestro comportamiento digital es una puerta de entrada para nuestras costumbres, gustos, voluntades y necesidades.

Esto no es para asustarnos en absoluto, puesto que es la realidad en que vivimos y, si todos actuamos según determinados principios y valores clave como honestidad, respeto e integridad y, siempre que haya sentido común, creemos que no habrá mayores implicaciones.

Por esto, ¡el análisis y el tratamiento eficiente de datos vuelven a estar en lugar destacado! Todos los días surgen nuevos datos procedentes de diferentes canales, cargados de información válida y útil que hay que trabajar. ¿Y para qué?

Para trazar patrones de comportamiento y lograr conocer de verdad quién y qué está por detrás de dicha información. Y es mediante este proceso, con la ayuda de plataformas, herramientas y soluciones especiales de análisis de datos que, al final, al mirar un cliente sabemos que es “Alfonso, de 37 años, casado con una hija y, en este momento, se encuentra en búsqueda de una nueva casa”. El enfoque tiene siempre que estar sobre Alfonso. Es sencillo: sin Alfonso no hay negocio y, por eso, ¡todo deberá hacerse en función de su agrado! Ya sea la experiencia de la compra, el contenido ofrecido, la comunicación realizada…

Así que, invierte en el tratamiento de datos que tienes e intenta cumplir la expectativa de quién lo busca. No ignores la incontestable importancia del online y ¡permanece siempre atento a la huella de cada cliente!